Esto tuitea nuestro Director General

Lo más resaltante

domingo, 3 de septiembre de 2017

El músculo de la democracia





Miguel Aponte  @DoublePlusUT /  

El músculo de la democracia, su fuerza, reside en la diversidad y la tolerancia. El presupuesto detrás de esto es que la diversidad es más enérgica y fértil que la monotonía: si fuera posible que todos seamos iguales, será siempre peor. La igualdad, así, muestra sus propios límites y hace evidente que se trata de una definición no solamente política. En los extremos, cuando la política pretende que la igualdad debe imponerse por sobre toda otra consideración o, al revés, cuando pretende ignorar el problema sin más, se traiciona a sí misma, liquida la democracia y atrae miseria y mediocridad.

Si quiere ejemplos, vea la historia del fascismo y el comunismo del siglo xx o la desgracia económica y social venezolana, donde se sustituyó la capacidad de pensar por una mala receta y el resultado es el autoritarismo de los que “gobiernan” y la miseria de los “gobernados”. Una buena manera de entender la fascinación que, a pesar de todo, tiene el autoritarismo hoy es esa ilusión imposible que consiste en creer que el mundo está dividido en buenos y malos y que, claro, el malo es siempre el otro. Se trata de la incapacidad para ser crítico con la institución que se encuentra en nuestro propio origen, mientras a la vez se es hipercrítico con el otro.

¿Dónde está el límite de mis razones? ¿Cuándo es que trasgredo ese límite y caigo en lo que critico? La tendencia natural humana es “convencerme” de que "mi" opinión es correcta y que quien se equivoca es siempre el "otro"; y cuando los argumentos no alcanzan, la descalificación interviene. Un lamentable ejemplo lo estamos dando en la oposición en estos días. La rigidez, el rechazo y la descalificación entre nosotros, convénzase, siempre favorecerá al régimen y por eso él mismo lo provoca. La unidad en las acciones, incluidas aquellas que no nos gustan, es lo que nos dará el triunfo sobre la dictadura. La rigidez, en el fondo, es debilidad: nos hace caer en lo que criticamos y, paradójicamente, termina beneficiando al adversario.


.