lunes, 18 de diciembre de 2017

diciembre 18, 2017

AGENCIAS/
 
Luisa Ortega Díaz, fiscal general de Venezuela en el exilio, confesó que el régimen de Nicolás Maduro le ofreció 50 millones de dólares para que renunciara y saliera del país.
La exfuncionaria, que ahora se encuentra fuera de Venezuela tras la persecución de la dictadura en Venezuela, confesó que el chavismo le ofreció hasta un testaferro para que recibiera la millonaria suma.
A través del medio digital El Venezolano TV, la fiscal exiliada señaló en una entrevista que Nicolás Maduro buscaba que ella abandonara el país y para ello usó al chavista Jorge Rodríguez, quien ahora es Ministro de Comunicación en Venezuela, para ofrecerle los 50 millones de dólares.
“Jorge Rodríguez me ofreció 50 millones de dólares para que renunciara y me fuera del país: 50 millones de dólares con testaferro y todo”, dijo que la oferta la hizo el régimen poco antes de haber sido destituida de su cargo.
“Me pareció una falta de respeto, una insolencia. No voy a permitir esos atropellos, porque se están haciendo con muchos venezolanos. Los amenazan o les ofrecen dinero, eso ha obligado a mucha gente a irse del país”, añadió.
En dicha entrevista, Ortega también reveló que Maduro no tiene intención alguna de dejar el poder en Venezuela y se preguntó los objetivos reales del diálogo entre el chavismo y la oposición.
“Nicolás Maduro me dijo a mí que él no se iba del poder, no le iba a entregar el poder a nadie. Ese día yo no quise seguir hablando, porque con ese señor no se puede hablar. ‘Yo no voy a entregar el poder’. Entonces, ¿a qué van a negociar?”
Y es que desde que la fiscal salió de Venezuela, luego de una orden de captura en su contra, decidió señalar ante el mundo los crímenes cometidos por el régimen, al cual ella también respaldó durante años.
Ortega huyó del país suramericano tras ser acusada de traición por el chavismo y luego de oponerse al Golpe de Estado emprendido por el Tribunal Supremo de Justicia, y a la creación de una Asamblea Nacional Constituyente chavista.

Las principales revelaciones

Luisa Ortega Díaz fungió por al menos diez años como Fiscal General de Venezuela, en su gestión también se dedicó a perseguir a opositores —como en el caso del preso político Leopodo López— y a avalar violaciones a derechos humanos.
Luego de una década, la fiscal decidió condenar el autoritarismo y la dictadura de Nicolás Maduro, lo que le obligó a salir de Venezuela antes de ser detenida.
Una vez se encontró en el exilio, Ortega Díaz aseguró que trabajará por la democracia en Venezuela y se ha dedicado a revelar una serie de delitos por parte del régimen chavista; a tal punto de haber denunciado a los más altos funcionarios del Ejecutivo ante la Corte Penal Internacional de Justicia.
Ortega no solo ha revelado que le ofrecieron una millonaria suma en dólares, sino que además dijo que recibió amenazas de muerte por parte del régimen.
El pasado 14 de diciembre, la fiscal confesó que Maduro le ordenó no procesar a los corruptos de la estatal petrolera PDVSA.  Señaló que el Tribunal Supremo de Justicia, altos funcionarios e, incluso, el mismo mandatario, obstaculizaron cualquier posible avance en sus investigaciones.
“Cada vez que actuábamos, nos enfrentamos a un obstáculo; y la Corte Suprema emitiría una decisión para evitar el enjuiciamiento penal”, dijo.
Ortega dice que trató reiteradamente de acabar con las prácticas ilegales y el abandono de PDVSA, impulsando más de 300 investigaciones sobre la empresa, pero fue en repetidas ocasiones bloqueada por los principales ejecutivos de la compañía, como los exministros de Petróleo, Eulogio Del Pino y Nelson Martínez, actualmente detenidos.
Desde su exilio, la fiscal también reveló que la constructora brasileña Odebrecht  habría pagado 100 millones de dólares a familiares del chavista Diosdado Cabello, a través de una compañía española.
Otra de las duras declaraciones de Ortega vinculan al Ministro de Defensa de Venezuela con masacres secretas.
La fiscal en el exilio publicó un documento que detalla la orden operativa secreta emprendida desde el Ejecutivo para encabezar una masacre y ocultarla.
El documento de 27 páginas revela que desde el Ministerio de la Defensa se encargaron batallones militares contra la población civil y que tras la orden de Vladimir Padrino López se “autorizó la utilización indiscriminada de fuerza letal”.
Con estas revelaciones la fiscal venezolana ha dejado en evidencia la masiva corrupción por parte de los entes estatales y la complicidad ante crímenes de lesa humanidad en el país suramericano. Queda esperar qué otras informaciones dará a conocer para seguir “desnudando” lo que hay detrás del chavismo.