sábado, 20 de enero de 2018

enero 20, 2018


En el documento oficial se indica como la causa de muerte traumatismo cráneo encefálico severo por herida de arma de fuego en la cabeza



En las actas de defunción oficiales de Óscar Pérez, José Pimentel y de Abraham Agostini, disidentes levantados en armas desde hace algunos meses, entregadas a sus familiares la tarde de ayer, 19 de enero de 2018, en la Morgue de Bello Monte, se indica que las causas de sus  muertes fue nada menos que impactos de bala en la cabeza, quedando al descubierto que la carnicería desatada por agentes del régimen de Maduro, terminó convirtiéndose en una ejecución extrajudicial colectiva. 



“Pude ver el acta de defunción de Óscar Pérez que le fue entregada a los familiares en la morgue de Bello Monte. En el documento oficial se indica como la causa de muerte traumatismo cráneo encefálico severo por herida de arma de fuego en la cabeza”, explicó la periodista de CNN en Español, Osmary Hernández, a través de su cuenta en Twitter.

En otro tuit señaló que “el acta de defunción de Abraham Agostini Agostini, parte de la agrupación de Óscar Pérez, registrada bajo el número 3368757 identifica como la causa de su muerte hemorragia subdural, fractura de cráneo, herida por arma de fuego con proyectil único a la cabeza”.

Más adelante señaló que “la comisión especial de la Asamblea Nacional creada para investigar lo que denominaron la “masacre de El Junquito”, informó que se harán cargo de los gastos funerarios y traslados de los siete miembros de la agrupación de Óscar Pérez que murieron el lunes en esa localidad.

En este país en el que las leyes y la justicia bailan al ritmo del mono que tiene la hojilla en las manos, seguramente no habrá una investigación seria que determine las responsabilidades de este caso de ejecución extrajudicial a la que la sociedad venezolana asistió en primera fila a través de las redes sociales, y es que para nadie es un secreto que Pérez y su grupo intentó entregarse, pero dejarlos vivos no era la intención de los mercenarios de los grupos policiales y paramilitares de la dictadura, como tampoco lo es que se haga justicia.