viernes, 23 de febrero de 2018

febrero 23, 2018


El emplazamiento que hizo la MUD al Presidente Nicolás Maduro, de que cambien las reglas electorales para participar en las elecciones del 22 de abril, podría verse debilitado por la insistencia del exgobernador Henri Falcón en postularse a las presidenciales.

Fuentes de la alianza opositora señalaron que la ratificación de las aspiraciones de Falcón, luego del comunicado del miércoles, produjo escozor puesto que horas antes un representante de Avanzada Progresista asistió al debate interno y no se opuso a la decisión consensuada de la que hizo alarde en su vocería Ángel Oropeza, asesor político de la coalición. En el cónclave de la MUD estuvo Oswaldo Rojas, hombre de confianza de Falcón y uno de sus operadores políticos desde su gestión en Barquisimeto.

“No sabíamos que iba a cambiar la posición de Avanzada Progresista. En teoría, el partido iba sumarse a nuestra estrategia. El objetivo del documento de la MUD era meterle presión al Gobierno. Al gobierno no le interesa coserse un traje a la medida”, contó uno de los dirigentes que acudió a la cita opositora.

Eduardo Semtei, exrector del CNE y uno de los estrategas políticos del ex gobernador de Lara, reiteró el camino que por los momentos recorre el líder de AP. Aseguró que la decisión anunciada por la MUD solo corresponde al G4, pero aclaró que el partido no ha roto con la alianza.

“Toda las encuestas lo dicen… los opositores son mayoría… Maduro tienen el 80% en contra y el PSUV está dividido y nosotros con la abstencion… parecemos locos”, argumentó Semtei en su cuenta de Twitter. Señaló que con la abstención y de darse las megaelecciones solicitadas por el Jefe del Estado, la oposición “perderá hasta las juntas de condominio”.

Mientras se acrecientan las tensiones entre la MUD y Avanzada Progresista, Claudio Fermín declinó sus aspiraciones presidenciales. Aseveró que una de las causas de su dimisión fue la solicitud presidencial de convertir el proceso de abril en una jornada en la que se escogería también a concejales, diputados a los Consejos Legislativos y diputados a la Asamblea Nacional.

El dirigente socialdemócrata se ha había puesto a la orden para la selección e un candidato único opositor.

En Alianza Progresista consideran que es “una locura” no participar en las elecciones del 22 de abril pese a la impopularidad de Maduro

“Los promotores del agravamiento de la crisis se han afincado en la abstención como elemento de ruptura y con ello no sólo han puesto en el otro extremo al gobierno que pretenden desbancar sino que tratan como herejes, merecedores de los más bajos epítetos, a quienes osen plantear vías electorales que desde la óptica de ellos son propias de vendidos al gobierno, colaboracionistas y traidores a la causa del cambio que sólo entienden desde sus personales parámetros. No estoy seguro de la capacidad de convocatoria de los promotores de la abstención pero su capacidad de perturbación es muy alta”, sostuvo.

En Voluntad Popular avalaron el gesto de Fermín y lanzaron un mensaje a los que se empeñan en unas elecciones sin garantías: “Saludamos decisión de @claudioefermin de declinar participación en #FraudeElectoral22A y con ello NO CONVALIDAR a la dictadura. A quienes insisten en participar, y con ello hacerle el juego al régimen, a revisar su posición en aras del bien de Venezuela. #FuerzaYFe Lucha Democrática… Por Venezuela”.

El fantasma de las megaelecciones

En la MUD señalan que el anuncio de las megaelecciones es una reacción de Maduro al comunicado opositor según el cual no participará en un proceso sin garantías ni transparencia. El diputado Luis Forido (VP) calificó que con un proceso en el que se elegirían 2.500 cargos, “solo se cocinaría un megafraude”.

“La posición de la MUD sobre las elecciones no ha cambiado pese a la propuesta de Maduro”, indicó.

A su vez, el consultor electoral Aníbal Sánchez sostuvo que “jurídicamente las condiciones de elegibilidad e inelegibilidad están establecidas en la ley electoral, así como el respeto de los periodos constitucionales según la ley del 2010; y la ley de Régimen Municipal, que no permite elecciones del poder local en conjunto con las nacionales”.

El rector Luis Emilio Rondón subrayó que un proceso como el que se plantea “es inviable”. El funcionario llamó a no revivir el fantasma de la megaelección del 28 de mayo del 2000 (en las cuales, justamente, Semtei tuvo un rol principal como rector del CNE) y que fue cancelada por razones técnicas; Rondón atribuyó el fracaso a “la prisa y el atropello”.

En julio del 2000, finalmente, se realizaron las megaelecciones en las que fueron electos el Presidente de la República, los gobernadores, los alcaldes y los diputados a la Asamblea Nacional. El proceso se realizó luego de la aprobación de la Constitución Bolivariana de 1999 que llevó a relegitimar todos los Poderes Públicos. Para estos comicios estaban inscritos 11.720.971 electores, de los cuales participaron 6.637.276.

0 comentarios:

Publicar un comentario