jueves, 8 de febrero de 2018

febrero 08, 2018


Johnny E. Mogollón E. |




Tibisay Lucena, reapareció la noche de este miércoles que conforme con el documento tiránico que quiso imponer la dictadura en República Dominicana y que rechazado por la Mesa de la Unidad Democrática, la fecha de las elecciones presidenciales 2018 son convocadas para el 22 de abril, con lo que a toda la ciudadanía le quedó clara como el agua valenciana, la imparcialidad y la separación que existe entre la oficina de elecciones arregladas (CNE) y la dictadura.

En la rueda de prensa Lucena hizo énfasis en que el “Poder Electoral” ha de garantizar “como siempre” —aquí todos nos cagamos de la risa— la transparencia y el juego limpio para los comicios que decidirán el futuro del país. ¿Le creemos?

Asimismo señaló que “a pesar de que no se firmó el acuerdo necesario (para la dictadura) y tan esperado por el país (el mismo país en el que el dólar sigue a 4,30 y que solo existe en sus alucinaciones cannabicas) podemos afirmar que no hay caminos para la paz, la paz es el camino”.

De igual forma, la que andaba de parranda y no en un estado horizontal “chupando gladiolos” como parecía ser el sentir popular durante las últimas semanas,  informó que “la publicación del Registro Preliminar sería el 25 de febrero 2018, el Corte del Registro está para el 20 de febrero 2018, la jornada especial será convocada desde el 10 al 20 de febrero 2018 y el registro definitivo será publicado el 5 de marzo 2018”.
Las postulaciones se podrán hacer el 24 al 26 de marzo y la campaña electoral está prevista del 2 al 19 de abril.