domingo, 18 de febrero de 2018

febrero 18, 2018

Por: Miguel Aponte @DoublePlusUT /




En política debería ser obvio que aquello que se haga no puede ser para fortalecer a un gobierno que, en realidad, se fracasó a sí mismo, incluso sin oposición. Y, ¿por qué fracasó? Pues porque está enfermo, porque su única estrategia es mantenerse a cualquier costo, correr la arruga, porque su única estrategia es la ilegalidad, la mentira, la violencia y la fuerza bruta. Porque todo lo que anuncia “como bueno” no sirve sino para agravar la situación que él mismo creó, porque sirve solamente para continuar engañando a la población: aumentos masivos de salario pulverizados antes de darse, bonos y dádivas que son una burla, que solamente sirven para hiper acelerar la inflación y la miseria de todos, cestas de monedas, negociaciones imposibles de deuda que nadie hará, criptomonedas y pare de contar.

Porque, en todos los casos, no quiere hacer aquello que de verdad resolvería los problemas y, atención, porque si decidiera “hacerlo”, no podría por incapaz, ineficiente, insolvente e increíble. Detengámonos en esta palabra: la situación del régimen es que nadie le cree, no solamente en el plano internacional; ni siquiera es creído entre aquellos que “lo apoyan”, gente que en realidad no lo apoya, sino que el régimen aspira comprar o someter con miserias como una bolsa de comida y anuncios mágicos. Pregunte a cualquier madre, empleado público, estudiante, trabajador o urgador de basura: nadie le cree. Así las cosas, es estúpido, inexcusable y, en realidad, es criminal validarlo.

En política nunca hay un solo curso de acción y la magia no funciona, siempre hay varios y todos capaces de lograr el objetivo. En política no solamente se trata de qué hacer, sino también de cómo hacerlo. El debate entre ir o no a elecciones es un falso debate. Lo que en realidad importa y es una exigencia inexcusable que el país tiene que imponer al liderazgo opositor es que se unifique la estrategia opositora y se tenga una sola voz y una sola acción. ¿Entenderán? Veremos.












0 comentarios:

Publicar un comentario