martes, 20 de febrero de 2018

febrero 20, 2018

Más de 7.000 trabajadores se encuentran en sus hogares debido a la paralización de líneas productivas o fábricas industriales asentadas en el estado Carabobo, aseguró Luis Alberto Álvarez, secretario general del sindicato de Pirelli.

La mayoría de quienes están en esta situación se encuentra de vacaciones colectivas o bajo la figura de permiso remunerado.

Álvarez informó en rueda de prensa, que este martes 20 de febrero trabajadores de más de 60 sindicatos de la región marcharán desde el puente Firestone hasta el distribuidor San Blas en Valencia.

“En Carabobo había más de 3.000 empresas y ahora quedan menos de 1.500 y están laborando a una capacidad que va de 20% a 30% y hay empresas que se han paralizado en un 100%”, precisó el vocero sindical.

De igual manera recalcó que solicitan que se cumpla con el artículo 96 de la Ley Orgánica del Trabajo que establece la justa distribución de la riqueza.

“Vemos cómo los patronos han incrementado desmedidamente el precio de sus productos, pero no los salarios de los trabajadores”, dijo Álvarez.

Jhonathan Lugo, secretario de Finanzas del sindicato de Ford Motors, manifestó que el gobierno debe escuchar el clamor de los obreros que quieren mantener sus puestos de trabajo.

“El gobierno y los patronos acaban de tener un acuerdo donde se les garantiza el 30% de ganancias, de acuerdo con la Ley de Precios Justos, pero no se ha hecho una examen de cuál es el salario justo de los trabajadores”, indicó Lugo.

Citó como ejemplo que en la planta de Nestlé en Valencia, paralizada desde el 8 de enero, un operador produce durante su turno de trabajo entre 1.000 y 2.000 compotas que la empresa coloca en el mercado a 96.000 bolívares por unidad, mientras que el obrero recibe 13.000 bolívares diarios.

Otro ejemplo que ilustra lo que sucede, ocurre en el sector de las plantas caucheras donde un neumático sale a la venta en 13 millones de bolívares y un trabajador, que arma 200 unidades por turno, gana 13.000 bolívares diarios, explicó Álvarez.
 

Ni guarimbas ni mesas

Lugo lamentó que cuando la masa trabajadora hace reclamos por sueldos justos, los tildan de “guarimberos” y de boicotear o atentar contra la “soberanía alimentaria”, por lo que aprovechó para reiterar que se trata de un movimiento de base de trabajadores que nada tiene que ver con desestabilización.

Además señaló que esperan entregar el martes 20 de febrero una carta al gobernador de Carabobo, Rafael Lacava. “Ha sido la única autoridad que de alguna manera nos ha escuchado y recibido”.

Sin embargo, advirtió que no desean ser convocados a mesas de diálogo que no conducen a resolver el conflicto: “No queremos mesas que sean para apaciguar las molestias de las masas trabajadoras”.

Luis Aponte, representante sindical de Goodyear, enfatizó que cada vez que exigen a los patronos mejoras salariales o reivindicaciones laborales, les responden que están a la espera de lo que establezca la Norma de Precios Acordados, pero ya fue aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente en noviembre de 2017.



0 comentarios:

Publicar un comentario