domingo, 25 de febrero de 2018

febrero 25, 2018

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria, denunció este domingo que casi 9.000 empresas del sector industrial han desaparecido desde la llegada del chavismo al poder en 1998.

Así lo señaló en Diálogo con… por Televen cuando Carlos Croes le preguntó como se encontraba el sector industrial.

“Yo creo que no hay gran cambio”, sentenció Olalquiaga.”Evidentemente el sector industrial es un sector que el Ejecutivo ha desestimado, no en balde lo ha cercado como lo ha cercado y le ha creado la disminución de capacidad operativa que tiene”.

“Toda la suerte de controles que se han ido imponiendo han ido disminuyendo la capacidad operativa del sector y han ido acabando con la industria”, comentó también.

De igual forma, agregó que “Venezuela tenía 12.700 industrias cuando arrancó el Gobierno del presidente Hugo Chávez. Hoy en día tiene cerca de 3.800, de las cuales cerca de 600 pertenecen al Estado, y están o bien paradas o bien produciendo una cantidad ínfima”.

“Estamos totalmente estrellados”, opinó Olalquiaga. “Para que cualquier trabajador, para que cualquier venezolano, podamos tener viabilidad económica, viabilidad material en Venezuela en el futuro, tenemos que pasar por una reconstrucción política, pero derivado de eso una reconstrucción de la economía, que la economía se transforme en una economía productiva”.

El petro es una forma adicional de endeudar al país

“Crear una moneda sobre la base de reservas petroleras no es sino una forma adicional de endeudar al país. A cada persona que tú le des un petro, tú le estás diciendo que una porción de esas reservas petroleras van a ser extraídas para pagarte ese dinero que tú entregaste por el petro”, explicó Olalquiaga. “Tienes un endeudamiento ilegal. Para aquel que lo compre, pesa sobre él la duda de si va a poder recuperar los fondos que puso”.

Asimismo, insistió en que “en este momento no es sino un mecanismo de endeudamiento adicional que el Gobierno ha diseñado. Más allá, ese mecanismo es ilegal, porque no ha sido como moneda aprobado por la AN, única que puede establecer la legalidad de ese petro”.

Olalquiaga resaltó que “no porque el Gobierno cree una nueva moneda, quiere decir que esa nueva moneda no la va a devaluar. La confianza que hay en las monedas usualmente reposa sobre la seriedad que tienen los emisores. En este caso, el Gobierno venezolano ha demostrado ser un emisor muy poco serio”.

“El petro es cualquier cosa”

Por otra parte, Croes le preguntó: “Oía a uno de los teóricos del petro decir que eso iba a acabar con el dólar. ¿Y el bolívar qué?”.

“Acabar con el dólar, ¿qué quiere decir? ¿Qué los Estados Unidos va a usar petros entonces?”, preguntó Olalquiaga.

Explicó que “cuando tienes un Banco Central cuyo propósito es servir de caja chica del Gobierno, pues ni para bolívares, ni para petros ni para nada. La confianza que tienes que tener en la institucionalidad, en un ente que tiene que tener un propósito y tiene un propósito, y su función práctica es distinta de su propósito de creación, al final no funciona. El petro es cualquier cosa, como lo es el bolívar en este momento”.

0 comentarios:

Publicar un comentario