jueves, 8 de febrero de 2018

febrero 08, 2018





Johnny E. Mogollón E. |


José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente de España y seguro objeto de la muy selectiva generosidad de la dictadura de Nicolás Maduro y sus secuaces, envió una carta pública a la oposición en pleno para que reconsidere su posición frente al documento leonino y tiránico que fue rechazado por la coalición opositora.

“De manera inesperada para mí, el documento no fue suscrito por la representación de la oposición. No valoro las circunstancias y los motivos, pero mi deber es defender la verdad (la de él y que tiene que ver con el cheque que vino a buscar) y mi compromiso es no dar por perdido el lograr un compromiso histórico entre venezolanos”, se puede leer en la misiva, pero hasta ahora nadie ha visto al comunista español comiendo en botes de basura sino, cuando menos, huevos revueltos con trufas negras en el desayuno, a costillas de los que sí tienen que hurgar entre los desperdicios para alimentarse. Zapatero es, como se diría en perfecto castizo: Un hipócrita de mierda.

Así mismo y sin el más pequeño ápice de vergüenza exige: “Es por ello que le pido, pensando en la paz y la democracia, que su organización suscriba formalmente el acuerdo que le remito, una vez que Maduro se ha comprometido a respetar escrupulosamente lo acordado”. Lo que no dice el sátrapa es que eso a lo que él llama acuerdo es, en verdad, la propuesta unilateral de la dictadura y con la que no se garantiza la más mínima esperanza a los venezolanos.