lunes, 15 de abril de 2019

abril 15, 2019

Por Paciano Padrón /

La historia de los pueblos, así como la de las organizaciones sociales en general, transita de manera cercana al devenir de sus líderes, de quienes por una u otra circunstancia les corresponde asumir la conducción y colocarse a la cabeza, poniéndole en mucho, de manera inevitable, su sello personal. El camino de los pueblos está altamente influenciado por quienes les corresponde conducirlo en momentos específicos. Acaba de afirmar Antonio Ledezma, en palabras que enaltecen a quien es un líder democrático y popular, que “La suerte de Venezuela está en la libertad y en la vida de Guaidó”, para añadir luego, de manera clara, que tenemos la obligación de ser solidarios con el Presidente Juan Guaidó, a quien “la ciudadanía respalda con euforia y determinación”.

Que Venezuela esté hoy como está, sumida en la postración, el hambre y la miseria, resulta consecuencia lógica de haber atado su destino como pueblo al del usurpador Maduro, quien además de incapaz, es absolutamente insensible a las necesidades y requerimientos del pueblo de Venezuela, ya que tiene con Cuba, Irán, el terrorismo internacional, el narcotráfico y la guerrilla colombiana un compromiso contrario al interés nacional, lo que nos conduce a la situación de hoy.

Maduro es una tragedia para Venezuela, ha sido el punto final de un proceso de deterioro iniciado por su predecesor, Hugo Chávez, quien más inteligente que él, cometió la torpeza de dejarse influenciar por los Castro, particularmente por Fidel, para antes de ser asesinado por este  -porque ya le estorbaba y competía el liderazgo internacional- dejara en su lugar a Maduro, un dócil de los Castro, formado en Cuba y con mayor y mejor acatamiento a las directrices emanadas del G-2 cubano.

Guaidó ha sido una sorpresa y suerte para Venezuela, digo suerte y sorpresa, porque no lo esperábamos a él en particular, sabíamos que llegaría alguien joven de esas nuevas camadas formadas en la Universidad, en la calle y en la lucha por la libertad. Fue el azar el que determinó que en la cuarta legislatura de esta Asamblea Nacional, correspondiera al Partido Voluntad Popular presidirla. Es el mismo azar el que permite que fuese Guaidó, cuarto o quinto en el orden de sucesión del liderazgo de Voluntad Popular -un desconocido para el 5 de enero de este año por la mayoría de los venezolanos- quien asumiese el liderazgo del país. Tres meses luego de asumir la presidencia de la Asamblea Nacional y luego la Presidencia de la República con el carácter de Encargado, Guaidó es conocido en el mundo entero, se ha comunicado con la mayoría de los Jefes de Estado del orbe, ha recibo el reconocimiento y palabras de aliento de más de 60 países democráticos.

De no haber estado inhabilitado para el ejercicio de funciones públicas, a Leopoldo López le hubiese correspondido presidir la Asamblea Nacional. En ausencia de él pudo haber sido Carlos Vecchio, hoy exiliado en Estados Unidos y Embajador de Guaidó ante el gobierno de Trump. De no haber estado refugiado en la Embajada de Chile, le habría correspondido al Diputado Freddy Guevara ser el presidente de la Asamblea Nacional y, en consecuencia, estar ahora encargado de la Presidencia de la República, ser líder del proceso de cambio. El destino quiso que fuese Juan Guaidó.

Sin prejuzgar el liderazgo, habilidad, inteligencia y carisma de los jóvenes conductores Leopoldo López, Carlos Vecchio y Freddy Guevara, afirmo que Guaidó ha estado a la altura, ha sido una grata sorpresa, ejerce un liderazgo fresco que mueve multitudes y mantiene a Venezuela en pie de lucha. Ha sido un renovador de esperanzas, cuando la desesperanza parecía haberse adueñado del corazón de los venezolanos. Lo hemos dicho muchas veces, y lo reiteramos hoy, la principal tarea del G-2 cubano y de la mesa situacional de La Habana es quebrar la esperanza del pueblo venezolano. El desaliento de la gente es lo que más le interesa a Maduro para perpetuarse en el poder, ya que la desesperanza es la aliada del dictador, del tirano a quien aflige la ilusión y anhelo del pueblo.

E-Mail: pacianopadron@gmail.com. Twitter: @padronpaciano. 

0 comentarios:

Publicar un comentario