Lo más resaltante

martes, 13 de agosto de 2019

ANC, entre vagos y maleantes

Por Johnny E. Mogollón E. /
La espuria Asamblea Nacional Constituyente, que se ha erigido y autonombrado como poder supraconstitucional al servicio del régimen usurpador de Nicolás Maduro, en el año 2017 y que agrupa a 545 vagos y maleantes de la más baja ralea que haya conocido nuestro país, se ha convertido en estos dos años en uno de los ejecutores de la persecución y judicialización de la disidencia. Es la ANC el can Cerbero que cuida al amo de la muerte.

Ha servido esta auténtica inmundicia política para allanar la inmunidad parlamentaria de los que levantan la voz por nosotros a través de la legítima Asamblea Nacional de Venezuela, para destituir a los elementos chavistas que han caído en desgracia como el caso de la Fiscal Luisa Ortega Díaz, de Isaías Rodríguez, quien hasta entonces tenía el cargo de segundo vicepresidente de ese bodrio, e incluso para echar de su cargo a un gobernador electo… ha servido también para decretar —ILEGÍTIMAMENTE— elecciones y para usurpar la función legislativa, aprobando, por ejemplo la Ley del Odio, pero, no sorprende para nada, que no han cumplido ni siquiera con una de las tres funciones para las que debe ser una constituyente… si es que fuera legal y legítima.

De acuerdo al artículo 347 de la constitución venezolana, El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente cuyos objetivos son: transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.  

Las preguntas que les hacemos desde este espacio, amigos lectores son:

1. ¿La ANC ha transformado el Estado, ha visto usted un cambio en las instituciones?
2. ¿Ha creado la ANC un nuevo ordenamiento jurídico?
3. ¿Cuántos han sido los artículos discutidos y aprobados por la ANC para una nueva Constitución?
4. Si su respuesta, amigos míos ha sido no a las tres preguntas anteriores, responda esta última: ¿Para qué sirve este ilegítimo cuerpo usurpador?